8 de septiembre de 2009

Iglesia Parroquial de Santiago Apostol


Una vez conquistada una población y expulsados los moriscos, se procedía a la creación de la titularidad de la parroquia, que en la mayoría de las veces era la reposición (y consiguiente restauración) de la sede de la época mozárabe (711-1487). En el caso de Monda, Santiago es su titular desde la creación de la parroquia en 1505, si bien las obras de la iglesia se inician más tarde, ya que en 1512 aún no estaban concluidas. En pleito que mantuvieron en Burgos el Marqués y el Obispo de Málaga acuerdan el día 30 de marzo de 1512 los diezmos de la villa de Monda, correspondiéndole los tres novenos al señor marqués, sin cargo de edificar la iglesia. En esos momentos la diócesis de Málaga estaba regida por el obispo D. Diego Ramírez de Villaescusa de Haro (1500 a 1518). La iglesia parroquial de Monda debe su construcción al expreso deseo del Sr. Obispo de Málaga.

La parroquia mondeña, tal y como la conocemos hoy, debe mucho a la reparación que en 1.605 emprendió el prestigioso arquitecto Díaz de Palacios, dejando constancia de los elementos mudéjares.

Se trata de una Iglesia de estructura tradicional, con empleo de arcos, cornisas, y elementos muy clásicos. La armadura de madera de la Iglesia, hoy oculta y probablemente hecha con le técnica de par y nudillo, supone la supervivencia de uno de los elementos mudéjares más característicos que dan personalidad a la arquitectura religiosa andaluza.

La Iglesia consta de tres naves, y junto al Altar Mayor figuran dos capillas laterales de planta cuadrada. Sobre la capilla de la izquierda se conserva una bóveda de ocho gajos, siguiendo tradiciones mudéjares. En conjunto, la sencillez original de la Iglesia de Santiago, así como las posteriores reformas que se han mostrado respetuosas con los elementos tradicionales, le otorgan hoy una particular estética en el corazón de la villa.

La Iglesia tiene tres naves separadas por arcos de medio punto doblados sobre pilares rectangulares, cubriéndose la nave central con bóveda en forma de artesa, que esconde la primitiva armadura, las naves laterales con techos rasos y bóvedas de arista y el presbítero con medio cañón. En ambos tesoros de las naves se añadieron a comienzos del s. XVIII, dos capillas destacando la de la nave de la Epístola que se cubre con bóveda de gajos sobre pechinas y decorada con profusión de yeserías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas del día

Página de la Diócesis de Málaga


Pagina: Diócesis de Málaga