6 de diciembre de 2014

Tiempo de Adviento

     El pasado domingo iniciamos el nuevo año litúrgico y un nuevo tiempo en la Iglesia, el tiempo de adviento. Adviento es una palabra que viene del latín, y significa  algo o alguien que viene o llega. De modo que iniciamos un tiempo de espera, porque alguien importante va a venir. Y no es otro que Nuestro Señor Jesucristo, que vendrá de nuevo a nosotros como un recién nacido el día de Navidad. Como hizo el pueblo de Israel durante tantos siglos, que estuvo a la espera del Mesías, nosotros ahora imitamos a ese pueblo para preparar nuestro espíritu y así esperar la alegría que nos llegará con su nacimiento. Es la promesa de Dios que se cumple, como lo anuncia el Profeta Jeremías.

     Llega el tiempo de Adviento y la Iglesia se pone en marcha para acoger la LUZ que llega. No te duermas, es tiempo de despertarse y vigilar porque está muy cerca, es tiempo de cambiar, de convertirse, de estar alegres en la esperanza y de disponerse a acoger como María.

     Cada domingo recibimos una LUZ para la semana y, como las agujas del reloj, avanzaremos hacia la Navidad, para encontrarnos con un niño que cambiará nuestra historia y nuestro tiempo. Hay un antes y un después de Cristo en la historia,  que haya también  en nuestra vida un antes y un después   de Cristo.

     Ajustemos nuestra alma, sincronicemos el reloj de nuestra vida con el pálpito del Dios de la vida. El tiempo de Adviento es un período privilegiado para los cristianos ya que nos invita a recordar el pasado, nos impulsa a vivir el presente y a preparar el futuro.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas del día

Página de la Diócesis de Málaga


Pagina: Diócesis de Málaga