4 de abril de 2014

Saluda de nuestro director espiritual, 2014



     Saluda a la Hermandad Sacramental y Penitencial

    A las puertas de la Semana Santa, tan especial en nuestro querido pueblo de Monda y con el entrañable recuerdo de la conclusión del Año de la Fe, que nos hizo expresar con entusiasmo nuestra unión con Cristo, dirijo unas palabras con el objetivo de caminar juntos en la Vivencia de nuestra FE.

     Con ánimo renovado, deseo invitar a todos los miembros de la Hermandad Sacramental y Penitencial a que vivamos el verdadero espíritu de la Semana Santa como actualización de los misterios de nuestra Salvación. Vivir la Semana Santa es hacer presente en nuestras vidas la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. La Hermandad con su legado de tradición nos ayuda a vivir dichos misterios por medio de nuestros Titulares y nos introduce en el ambiente de Redención de la Semana Santa. Sin embargo, debemos tener en cuenta que la vivencia de la Semana Santa sería incompleta sin una participación activa y consciente en las celebraciones litúrgicas, que es dónde verdaderamente hacemos presente los misterios de nuestra Salvación. La Cena del Señor el Jueves Santo, el oficio del Viernes Santo y la Misa Pascual, son los momentos culminantes de toda Semana Santa, por esta razón, un verdadero cofrade no perderá esos momentos fuertes de celebración de nuestra Fe.

      En este año y siguiendo la línea del Papa Francisco, deseo mandar un mensaje a toda la Hermandad Sacramental y Penitencial: "salir de nosotros mismos y experimentar la dulce y confortadora alegría de evangelizar". Una Hermandad que no se abre y sale a transmitir la Fe termina enfermando en la atmósfera viciada de su encierro. Es la Hora de Evangelizar nuestro entorno y de hacer presente el mensaje de Jesús con la coherencia de una Fe avalada por las buenas obras. La Hermandad tiene que ser un instrumento de la Providencia para que muchos conozcan el mensaje del Evangelio por medio de vuestro testimonio. Salir a las periferias es ir a nuestras familias, a nuestros amigos, a nuestros trabajos... con el testimonio de una vida de Fe llena de alegría que suscite en los demás el deseo de acercarse al Evangelio. La Hermandad perderá su verdadero sentido si no es evangelizadora. Salgamos de nuestro narcisismo y no tengamos miedo de ser auténticos cristianos en nuestra vida cotidiana. Es la hora de ir a lo esencial y rechazar el formulismo que nos encorseta en normas vacías y vivir al estilo del evangelio.

      Aprovecho para felicitar a la Hermandad por su sensibilidad en estos momentos de crisis y reducir gastos. Son muchas las familias que están sufriendo terriblemente las consecuencias de una crisis provocada por la avaricia y la inmoralidad de un sistema capitalista que valora más el tener que la persona. El trabajo en Cáritas me hace ver como son muchos los que se quedan en el camino. Por eso, animo a que entre todos construyamos un mundo más justo con la fuerza de la solidaridad. Termino con una afectuosa bendición a todos y pidiendo a nuestros Sagrados Titulares que la Semana Santa sea un tiempo de verdadero provecho espiritual y de vivencia fraterna de nuestra Fe.

     Un saludo entrañable y cordial de vuestro consiliario.

José Antonio Melgar Muriana.
 Consiliario de la Hermandad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas del día

Página de la Diócesis de Málaga


Pagina: Diócesis de Málaga